‘El gran showman’, todo el mundo es un circo

Llega a nuestras pantallas el mayor espectáculo del mundo, el circo. Pero llega en forma de amable (y sesgado) biopic del que dicen fue su creador: P. T. Barnum, el fundador del circo Barnum.

'El gran showman', todo el mundo es un circo‘El gran Showman’ es todo un espectáculo, una entretenida película musical donde brillan las actuaciones y, sobre todo, los números musicales. Está llena de optimismo y alegría que se contagia al espectador que sale tarareando algunos de los excelentes temas de la obra.

Como digo, es una versión muy edulcorada de la biografía de este gran empresario, pero eso da igual. La película nos atrapa por completo con su magia y su (excelente) música.

Pero el pilar fundamental de esta obra, lo que hace que sobresalga por encima de la media es, sin duda, Hugh Jackman, que está soberbio en este papel. Ya ha demostrado varias veces el actor australiano su valía en musicales (‘Los Miserables’) y sus grandes dotes de actor (‘Prisioneros’), además por supuesto de su papel de Lobezno o Wolverine, sobre todo en ‘Logan‘. Aquí, Jackman nos regala un recital de actuación con varios matices: el showman, el hombre de negocios y, sobre todo, el padre de familia.

El otro pilar es la música. El libreto está creado por Benj Pasek y Justin Paul, los responsables de ‘La la land’ (aunque ésta la compusieron después que la que hoy tratamos) que, junto al director de la película, Michael Gracey,  han conseguido una colección de canciones que brillan como el espectáculo que pretenden reflejar. Aunque la película está (muy bien por cierto) ambientada a primeros del siglo XIX, la música tiene matices y referencias de la música moderna pero tan bien insertadas en la obra que no chirrían, no nos saca de la película como ocurre otras veces.

'El gran showman', todo el mundo es un circo

La música acompaña la narración de forma excepcional, como en la negociación en el bar (“The other side”), o el genial tema inicial (“The Greatest Show”) que nos pone en situación y nos prepara para lo que vendrá.

El resto de actores cumple bien su cometido, aunque quedan algo desdibujados frente al torrente que es Jackman: Michelle Williams como la amada esposa Charity Hallet Barnum, o Zac Efron como Phillip Carlyle, el que será socio de Barnum, nos regalan buenas actuaciones (sobre todo la comedida Williams), pero sus personajes son casi estereotipos, lo que no impide que les cojamos gran afecto.

'El gran showman', todo el mundo es un circo

Y, después, están las “rarezas”, los freaks del circo de Barnum como la mujer barbuda, el hombre gigante, etc. Son una colección de almas sensibles y maltratadas por sus peculiaridades pero que en el filme, como el resto de los personajes, están supeditados al protagonista indiscutible.

'El gran showman', todo el mundo es un circo

Será precisamente, una de estas “rarezas” la que cantará la que tal vez sea la mejor canción de todas: “This is me”, interpretado por Keala Settle, estrella de Broadway que en esta historia encarna a la mujer barbuda. La melodía nos atrapa como un himno y más de uno salimos del cine tarareando el estribillo. Michelle Williams también demuestra sus tablas en Broadway, y canta magistralmente dos temas. Por su parte, Zac Efron y Zendaya nos encandilan con una canción de amor que está acompañada de una vistosa y complicada coreografía que parece ser que hicieron ellos mismos, sin dobles.

En resumen, un buen musical, entretenido y optimista, que nos hará bailar en la butaca y del que saldremos contentos (pese a algunos dramas que pasa el personaje). No debemos esperar una biografía sino una vista alegre y desenfadada de la creación del circo y, sobre todo, del origen del show business.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: