iBoy

Navegando en busca de algo que ve,  me encontré en Netflix con lo que creía que era una serie. Si hubiera sabido que se trataba de una película posiblemente no la hubiera visto.

Y eso era porque el tema no llamaba mi atención. Por suerte me equivoqué y pude verla: un joven que vive en los barrios pobres de Londres recibe un balazo en la cabeza cuando está llamando a través de su smartphone. Partes del teléfono se le incrustan en el cerebro. A partir de entonces nuestro joven protagonista adquirirá habilidades especiales y controlará cualquier dispositivo electrónico tan solo con su mente.

Entretenida aunque con un ritmo algo lento en su parte central, es un producto ideal para adolescentes contemporáneos, atraídos por la tecnología y las redes sociales, sin menospreciar a un público de más edad. A cualquier adolescente actual le encantaría poder chatear con solo pensarlo, o acceder a otros terminales tan solo con la mente.

Además, ‘iBoy’ nos muestra los problemas actuales de los barrios más pobres: delincuencia consentida (o soportada), pocas esperanzas de prosperar, etc. Es una visión realista similar a la que pudimos ver en Misfits en cuanto a la dura vida que llevan los protagonistas: con un negro futuro y, lo que es peor, siendo conscientes de que se les ha negado el porvenir.

En cuanto a la actuación tenemos algunas buenas interpretaciones, destacando a la conocida Maisie Williams (Aria en ‘Juego de Tronos’) con un personaje que debe sufrir un duro acontecimiento; o Jordan Bolger como amigo íntimo del protagonista, con una interpretación muy medida; o el malvado de la película, interpretado por Rory Kinnear, actor de gran recorrido, cosa que se nota en su personaje, inteligente y calculador, lejos de esos malvados de opereta y que realmente realiza un gran trabajo, enriqueciendo a la película.

En resumen, un buen entretenimiento que encantará a los jóvenes mientras que a los más adultos les enseñará algunas cosas sobre sus hijos/sobrinos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: