‘Ice Age: el gran cataclismo’

Vuelve a nosotros esta panda de simpáticos animales prehistóricos en una quinta entrega en la que se nota el agotamiento de la fórmula.

El mismo tipo de humor, los mismos gags pero todo con nuevos personajes, más coloridos y surrealistas, que eclipsan a los protagonistas originales de la saga porque ya no hay sitio para ellos. Como suele ocurrir en estos casos, los secundarios brillan más que los protagonistas y, aquí, ya se han cambiado los términos hasta el punto que el Dientes de Sable Diego apenas si tiene líneas de diálogo y el mamut Manny es una mera comparsa de su hija.

En fin, una película que les gustará a los más pequeños y que logrará sacarnos alguna sonrisa a los adultos, pero que está muy lejos de aquellas dos primeras entregas que nos encandilaron.

Ideal para el cine de verano, con bocadillo y niños.

(Si queréis una crítica más amplia y sesuda, podéis leerla en ‘La Casa de El‘)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: