‘Mamá y Papá’: hijos, os quiero, pero a veces os mataría (crítica)

Tras su paso por el Midnight Madness del Festival de Toronto y las secciones oficiales de los festivales de Sitges, Nocturna Madrid, Terror Donostia, Fancine Málaga y Terror Molins de Rei, llega ‘Mamá y papá’ (“Mom and Dad”) a nuestros cines el próximo 31 de agosto.

Una misteriosa epidemia en forma de locura masiva de origen desconocido provoca que los padres ataquen violentamente a sus hijos. Carly Ryan, de 16 años, y su hermano Joshua, de 9, se encuentran atrapados en su propia casa y deben sobrevivir durante 24 horas. Durante ese tiempo, deberán resistir velando por sus vidas y, a la vez, evitando matar a las dos personas en quienes más confiaban: su madre y su padre.

Este thriller violento en tono de comedia negra pretende hacernos pasar un rato entretenido poniéndonos en frente los pensamientos de todos los padres de forma exagerada (una de las principales formas de la parodia y la sátira). Brian Taylor, guionista y director de la obra, es un enamorado del comportamiento humano, como ya mostró en ‘Crank: veneno en la sangre’ (2006), ‘Crank: Alto voltaje’ (2009) y en la estupenda (y también algo cafre) serie ‘Happy!’ (2017) basada en el cómic de Grant Morrison  y Darick Taylor.

‘Mamá y papá’ es, como digo, esa exageración a la vez graciosa y terrible de lo que sentimos todos los padres: Brent Ryan (Nicholas Cage, que ya trabajó con Taylor en ‘Ghost Rider: Espíritu de Venganza’) es un padre de familia de mediana edad hastiado con su vida y que añora sus tiempos juveniles, sintiéndose atrapado en una vida burguesa, monótona y aburrida. Su esposa, Kendall Ryan (interpretada por una magistral y aterradora Selma Blair) dejó su carrera profesional para dedicarse a su casa y sus hijos durante los últimos 16 años y ahora el mundo laboral le cierra la puerta en las narices mientras ve como sus hijos no la valoran e, incluso, la desprecian (“si no tienes vida no es culpa mía” le dice su hija en plena discusión). Esto hace que sus aparentemente alegres y acomodadas vidas estén llenas de tensión y a punto de explotar.

‘Mamá y Papá’: hijos, os quiero, pero a veces os mataría (crítica)

Esto se plasma directamente en una conversación entre ellos a corazón abierto, conmovedora y terrorífica por su verosimilitud, en la que ambos desgranan cómo sus sueños de juventud han sido abandonados sin apenas darse cuenta, a la vez que aumenta su desilusión vital y su frustación.

‘Mamá y Papá’: hijos, os quiero, pero a veces os mataría (crítica)

Los hijos de esta pareja son interpretados por Anne Winters (Carly Ryan) y el pequeño Zackary Arthur (Joshua Ryan). Ambos realizan un buen papel, tanto como hijos típicos (ella es la adolescente inquieta, contestaria y egocéntrica  y él es el “ojo derecho” de su padre, con el que juega y ríe con plena complicidad), como en el papel de aterradas víctimas de la epidemia que hace que sus, hasta ahora, amantes padres, sientan unos deseos irrefrenables de matarlos.

Como es habitual en este tipo de películas (algo independientes y para cierto sector del público), la amarás o la odiarás, pero no te dejará indiferente. Esta historia es un aluvión de ideas que, por fuerza, no pueden ser todas desarrolladas: desde el drama del novio de Carly (con un padre borracho y violento) o la superficial amiga de ésta y su también superficial madre (amiga a su vez de Kendall), dramas apuntados pero nada más.

Pero sin duda es una película muy recomendable… aunque no para todo el público. La misma música de la película ya nos anuncia que iremos de un extremo al otro: desde lo más clásico con Debussy hasta el punk de Reagan Youth, pasando por Roxette. Encontraremos serenas escenas de conversación, con comedia alocada y acción al más puro estilo de la noche de los muertos vivientes.
Bajo toda esa sátira yace una feroz crítica a la pérdida de los sueños de juventud, a la estabilidad adulta como aburrimiento y tedio y, también, al egoísmo de los jóvenes, aunque, a la vez, a la capacidad de éstos de superar los problemas. Porque son los hijos (los agredidos y las víctimas de nuestras desilusiones) los que traen esperanza a este mundo que, como cantaba Ismael Serrano “Fue muy dura la derrota: todo lo que se soñaba se pudrió en los rincones, se cubrió de telarañas”.

Mamá y papá es un thriller escrito y dirigido por Brian Taylor, responsable del díptico “Crank: Veneno en la sangre” y “Crank: Alto voltaje” y protagonizada por Nicolas Cage (“La búsqueda”), Selma Blair (“Hellboy”). Se estrena en España el próximo 31 de agosto.

Mamá y papá

6.8

Diversión

6.0/10

Entretenimiento

6.0/10

Denuncia social

8.0/10

Interpretación

7.0/10

Dirección

7.0/10

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: