‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’

Coge a un astuto ladrón callejero con irreverencia hacia la autoridad, arráncalo de su limitada existencia y rodéalo de criaturas mágicas y gigantescas de otro mundo, y luego cuéntale que en realidad es un rey que debe pelear por su vida. Ese es Arturo, nacido como Pendragon, un hombre destinado a ser un héroe que lucha contra su propia identidad, incluso cuando intenta mantenerse con vida.

Ayer se estrenó en nuestros cines la última (por ahora) adaptación del interesante mito artúrico, tantas veces visto ya en pantallas grande o pequeña con desigual fortuna.

Esta vez es Guy Ritchie quien recoge el guantelete que le lanza Warner, con el desafío entre caballeros de renovar el mito y crear una saga de películas que llenen las arcas de la productora. Mucho me temo que no han elegido a las mejores armas y caballeros para esta gesta.

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’

Y es que hace ya una década que Ritchie hiciera lo mismo con Sherlock Holmes, añadiendo su personal trazo gráfico (ralentí y aceleraciones) al detective creado por Conan Doyle en el siglo XIX. Y el resultado fue, cuando menos, interesante.

Pero lo que entonces resultó novedoso e incluso original, no puede volver a serlo 10 años después (de hecho, ya era demasiado repetitivo en la segunda entrega de Sherlock). En ‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’ tenemos un exceso de parafernalia visual, de recursos meramente estéticos que no solo no aportan nada a la narración, sino que incluso entorpecen la comprensión de la historia: cámara rápida, juegos de montaje intercalando presente y pasado… Aunque solo en la primera mitad de la película, luego se calma… o eluden la visión de director, al que no hacen caso, porque la parte final parece otra película totalmente diferente.

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’

Ritchie (y el resto de guionistas) se ha tomado unas más que discutibles licencias con la conocida historia de Arturo, pero éste no es el problema. Su mayor fallo es esa pretenciosidad gráfica totalmente superficial y vacía (“porque yo lo valgo”). Además, el guion se diluye entre demasiadas subtramas que va olvidando y que no resuelve o lo hace de forma insatisfactoria.

Las interpretaciones son correctas. Charlie Hunnam y Jude Law, sobre todo, hacen lo que pueden con un guion lleno de diálogos clichés y personajes demasiado estereotipados, aunque existe una gran diferencia entre los dos personajes protagonistas: mientras que Arturo es un rudo pero tierno malandrín criado en las calles y que debe buscar su propia responsabilidad (“un gran poder…”), en cambio las primeras intervenciones de Vortigern (Jude Law) son más intensas, con un drama interno y emocional que, sin embargo, es otra de las tramas que se van olvidando según avanza la historia.

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’

En resumen, los fans de este director no se sentirán decepcionados. La película es, pese a sus errores y excesos, entretenida y poderosa visualmente, con una ambientación que puede gustar más o menos pero que indudablemente tiene su propio estilo interesante y atractivo. La acción, sin estar mal rodada, acaba siendo enrevesada y confusa. No es un mal pasatiempo pero no creo que sea la primera de una saga ni mucho menos.

 

‘Rey Arturo: la leyenda de Excalibur’ se estrenó el 11 de agosto de 2017

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: