Samsung Galaxy S8 ¿Merece la pena dar el salto?

El Samsung Galaxy S8, que fue presentado el pasado 29 de marzo, es un fantástico teléfono, sin duda: magnífica pantalla que cubre casi todo el frontal, posee potencia, una cámara muy buena… Lo tiene casi todo para triunfar. Casi todo.

Y es que existen variables que impedirán que el S8 sea “el teléfono del año” (pese a lo que digan por ahí). En general son problemas, digamos, “tontos”, que es difícil creer que les pase a los diseñadores de una empresa como Samsung pero que son problemas y circunstancias que harán que muchos compradores se lo piensen dos veces.

Precio, el primer hándicap

El Samsung Galaxy S8, en su versión “normal”, costará 810 euros. Aparte de que yo sigo en mis apuestas de cuál será el smartphone que se atreva a llegar a los 1.000 euros en su versión “sencilla” y no Plus, me parece un precio caro (como me lo llevan pareciendo dese hace unos años).

Entiendo todo el coste de producción y, sobre todo, de investigación y diseño. Eso sin contar el gasto en marketing y publicidad. Aun así, 800 euros me parecen excesivo (y 700, y 600…). Es más, conociendo lo que pasa con los smartphones de alta gama de la empresa coreana, que “sufre” de fuertes bajadas de precio, nos encontramos con que en unos cuatro o seis meses seguramente podamos encontrar este, repito, magnífico teléfono, por 200 euros menos.

Samsung Galaxy S8 ¿Merece la pena dar el salto?A esto hay que sumarle que aún podemos encontrar en encontrar en el mercado el impresionante Samsung Galaxy S7, sin duda uno de los mejores smartphones de la historia en todos los aspectos: rendimiento, cámara, diseño… Este S7 (Edge) ronda ahora mismo los 500 euros, aunque buscando un poco podemos encontrarlo por unos 450 euros. Así que ¿para qué voy a vender mi S7 y pagar casi el doble de lo que me dan por él y comprarme el nuevo S8? Cualitativamente, el salto no es tan grande ni en cámara ni en procesador. Realmente es para pensárselo.

En esto Samsung debe aprender de Apple. La compañía de la manzana tiene bien atados los precios de sus dispositivos y éstos no bajan tan estrepitosamente como los de Samsung. Por eso, cuando aparece un nuevo iPhone, los usuarios sólo tienen que dar un pequeño salto (unos 200 euros generalmente) para cambiar al modelo más moderno. Además de mantener el prestigio de marca por mantener los precios (el status), se aseguran una base de clientes fieles que están acostumbrados a su ecosistema, que no quieren cambiar y que no sufren demasiado la diferencia de precio. Esto Samsung lo sabe, por supuesto. La pregunta es ¿Por qué no lo ha solucionado hace 4 años?

Diseño: sí, pero no

El Samsung S8 es precioso: sin botones en el frontal (¡por fin han eliminado el botón central!), bordes curvados mejorando la ergonomía del S7 Edge… Pero hay detallitos que marcan la diferencia. El sensor de huellas está situado en la parte posterior y personalmente me parece un acierto ya que soy un ferviente defensor de esta posición más que en el frontal. Sin embargo, el que este sensor esté colocado junto a la cámara es un gran error por dos motivos básicamente:

  • Por un lado, será muy común poner el dedo erróneamente en la cámara, situada justo al lado.
  • Por otro, al estar ahí situado el sensor queda demasiado alto para cualquier mano, sobre todo en el modelo S8 Plus pero también en el normal. Es incómodo para llegar a él y muchos usuarios rechazarán esta posición por tan solo unos centímetros. Si los diseñadores hubieran hecho como otros modelos (sigo alabando el magnífico sensor de huellas de Huawei), y lo hubieran colocado debajo de la cámara se solucionarían estos dos problemas de golpe. ¿Soy yo más listo que el equipo de diseño de Samsung? No lo creo.

Samsung Galaxy S8 ¿Merece la pena dar el salto?

La competencia existe, aunque Samsung no lo crea

También acaba de salir el LG G6 que, en este caso sí, hay diferencia con el también magnífico LG G5, y merece más la pena el salto del modelo del año pasado al nuevo. Huawei tiene su buque insignia, el Huawei P10 que aunque, en mi opinión, es ligeramente inferior en diseño al P9, sigue siendo un magnífico smartphone y cuesta 649€.

Aquí podéis ver una imagen comparando el Samsung Galaxy S8 con el LG G6, gracias a Giztab:

#GalaxyS8 vs #lgg6 #sinfiltro #nofilter #nofilterneeded #nofilters #smartphone #mobilephotography #tech #pic #picoftheday #instapic #techie #mobile #instatech #g6 #lg

Una publicación compartida de GizTab, tecnología diferente! (@giz_tab) el


Así, en primera instancia hay mejores opciones que el S8: el G6, el P10 y, sobre todo, la auto competencia, el S7 Edge.

Conclusión

No quiero decir que sea un mal teléfono, en absoluto. Posiblemente sea el mejor smartphone ahora mismo en el mercado, muy empatado con mi amado S7 Edge. Sin embargo, estos precios tan al alza desde hace unos años y el incomprensible error de diseño de la colocación del sensor de huellas, hacen que no sea un smartphone de matrícula de honor, quedándose “solo” en sobresaliente.

Obviamente, el que adquiera un S8 no se sentirá defraudado: es un potente y bello terminal, con todo lo que necesitas y más. Pero hubiera deseado un precio más ajustado y un sensor de huellas situado unos centímetros más abajo.

¿Qué te parece a ti? ¿Merece la pena este S8 comparado con los otros modelos premium que existen en el mercado?

4 comentarios sobre “Samsung Galaxy S8 ¿Merece la pena dar el salto?

  • el 01/04/2017 a las 10:01
    Permalink

    Enhorabuena por tu arranque, en tu artículo, demuestras profesionalidad y conocer bien el producto.
    Te seguiré seguro durante mucho tiempo.
    Una admiradora

    Respuesta
  • el 01/04/2017 a las 21:17
    Permalink

    A por ellos campeón… buena reflexión aunque no comparto el tema de la competencia. Sólo Apple es capaz de plantar cara y salir victoriosa. A las otras alternativas les falta un algo. Sólo los Pixel, si se dignaran a venderlos en España serían una mejor opción, eso sí, si con el Pixel 2 mejoran el diseño que en el primer modelo es muy poco afortunado

    Respuesta
    • el 01/04/2017 a las 22:44
      Permalink

      Gracias, Jose. En cuanto a la competencia… no he incluido al iPhone por el precio, sobre todo teniendo en cuenta que es un smartphone del año pasado 🙂

      Respuesta

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: