“Van Gogh, a las puertas de la eternidad”: crítica de una singular película

Este fin de semana se ha estrenado en España la película “Van Gogh, a las puertas de la eternidad”.

“VAN GOGH, A LAS PUERTAS DE LA ETERNIDAD” supone el regreso de Julian Schnabel (‘Antes que anochezca’, ‘La escafandra y la mariposa’)

1886, Arlés. El pintor holandés post-impresionista, Vincent  van Gogh (Willem Dafoe), huye del bullicio de París y se refugia en un pequeño pueblo de Francia. Allí es tratado amablemente por algunos y brutalmente por otros.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad crítica de una singular película

Madame Ginoux (Emmanuelle Seigner), la propietaria del restaurante del pueblo se apiada de su pobreza y le regala un libro de contabilidad, que Vincent llena de dibujos. Pero sus continuos cambios de humor hacen que varios vecinos le tengan miedo. Su mejor amigo Paul Gaugain (Oscar Isaac) le adora, pero acaba huyendo de su lado debido a la abrumadora personalidad de Vincent, y su hermano y comerciante de arte Theo (Rupert Friend) le apoya incondicionalmente, pero no logra vender ni una sola de las pinturas del artista.

No es la historia oficial, es mi versión

Es una película sobre la creatividad y los sacrificios que tuvo que hacer Vincent para crear sus maravillosas obras maestras. No es la historia oficial, es mi versión. Una versión que espero que nos acerque más a él”.

Julian Schnabel, director

Con estas palabras del propio director comenzamos la crítica de esta, realmente, personalísima obra.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad crítica de una singular película

“Van Gogh, a las puertas de la eternidad” es una obra difícil de ver. El director, Julian Schnabel, ha optado por un ritmo en mi opinión excesivamente lento, lo que acompañado del uso de la “cámara en mano” provoca un gran desconcierto en el espectador desde el primer momento. Su forma de narrar parece algo caótica aunque no lo es, pero nos aleja de la obra y del sentimiento que quiere transmitirnos. Una lástima.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad crítica de una singular película

Y es una lástima porque no deja que disfrutemos como se debe del gran trabajo de producción y fotografía de Loïc Chavanon y Benoît Delhomme, por una parte, y de la magnífica interpretación de Willem Dafoe, justamente nominado al Oscar como mejor actor.

La fotografía, la escenografía, son espectaculares, intentando (y consiguiendo en la mayoría de las ocasiones) mostrarnos la visión de Van Gogh, su forma de ver y sentir los colores. Por su parte, Dafoe realiza un magistral trabajo trayéndonos a un alma atormentada y cómo reflejaba su “locura” en sus pinturas, su relación con su hermano Theo o, sobre todo, con Gaugin, interpretado por Oscar Isaac.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad crítica de una singular película

En resumen, una magnífica interpretación, una gran puesta en escena, pero una dirección algo caótica (buscada por el propio director) que hace que “Van Gogh, a las puertas de la eternidad” no llegue a ser la gran obra sobre el pintor que podía haber sido de haber contado con una dirección más convencional.

Van Gogh, a las puertas de la eternidad crítica de una singular película

Dirigida por Julian Schnabel (‘Antes que anochezca’), está protagonizada por Willem Dafoe (‘The Florida Project’), Rupert Friend (‘Homeland’), Oscar Isaac (‘Aniquilación’), Mads Mikkelsen(‘Doctor Strange’), Mathieu Almalric (‘El Gran Hotel Budapest’) y Emmanuelle Seigner (‘La escafandra y la mariposa’).

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: