JFK: Caso revisado. Oliver Stone sigue buscando la verdad en el asesinato de Kennedy

En JFK: revisitado, Oliver Stone vuelve sobre el magnicidio más popular de la historia, la muerte de John Fitzgerald Kennedy, presentando nuevos documentos desclasificados e intentando arrojar una nueva luz sobre el asesinato ocurrido el 22 de noviembre de 1963.

Los documentales dirigidos por Oliver Stone son bien conocidos por su clara vertiente política y un tanto polémica, intentando ser la voz de la conciencia de su país, mostrando a sus compatriotas (y al resto del mundo) las miserias de su país, mostrando todo su desencanto como ciudadano.

JFK vuelve a este caso después de 30 años (este documental es de 2021), tras la interesante JFK: Caso abierto (1991). Ahora, apartándose de la ficción y en pleno género del documental, donde Stone se muestra muy cómodo en los últimos años, el director revisa los documentos desclasificados en 2017 con un claro objetivo: desmontar la versión oficial dada en su momento por la comisión Warren, demostrando en el camino que la CIA y el FBI manipularon las pruebas.

JFK: revisitado es casi agotador pro exhaustivo. En dos horas de duración encontramos dos partes claramente diferenciadas. La primera mitad, narrada por Olvier Stone y Whoopi Goldberg, se centra sobre todo en los datos: balística, heridas de entrada y de salida, informes de personas que vieron el cuerpo de Kennedy… y que luego cambiaron inexplicablemente su testimonio… La forma de actuar del director es exponer las inconsistencias, una tras otra, a pesar de que muchos de los testigos no aportan datos verdaderamente relevantes, pero la sensación final es que se cometieron muchos errores en la investigación.

JFK revisitado

La segunda mitad de JFK: revisitado está narrada por Donald Shuterland (quien interpretó a X en la película de 1991), parece algo más apresurada y tiene un claro enfoque hacia ciertas ideas como mostrar los posibles motivos del asesinato del Presidente, señalando claramente a la CIA, recopilando teorías que enlazan a Kennedy con Castro, Vietnam y el cártel industrial de las armas… Aunque esta segunda parte (y el documental en sí) termina de una forma demasiado abrupta a pesar del magnífico trabajo de edición de Kurt Mattila.

Como suele ocurrir en los últimos trabajos de este director (documentales), no es nada objetivo: nos muestra claramente una de las dos posturas, parece que sin fisuras, pero no nos trae declaraciones o testimonios que contradigan todo lo que nos presenta, dejándonos una sensación de adoctrinamiento más que de información objetiva.

Es decir, mientras que la primera parte es innegable en su tesis (el informe Warren de 1964 es completamente erróneo, ya sea por negligencia o por encubrimiento), la segunda parte es una clara plataforma para su opinión personal, lo que Stone llama ahora «hechos de la conspiración».

Lo que no se puede negar es la sabia mano que posee el director, que vuelve a realizar una obra apasionante a pesar de que, realmente, la mayor parte de la información no sea nueva. Lo que Stone deja claro es que esto está lejos de ser un caso cerrado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: