Juego de asesinos: crítica de un thriller más que interesante

Un ladrón, un asesino y un psicópata entran en una comisaría… Es un buen comienzo ¿verdad? Pues este es el planteamiento de Juego de asesinos (Copshop), la nueva película de Joe Carnahan (El equipo A, Giro inesperado, Muere otra vez).

Este thriller bien llevado, con un buen ritmo que hace que no perdamos el interés en ningún momento, con sabor a western y cine norteamericano de los 70, tiene un protagonismo coral, a saber: el ladrón, el asesino… y la mujer policía.

Empecemos por ésta. Alexis Louder destaca fuertemente como la heroína de una película de hombres. Es Valerie Young una sheriff de Nevada a la que le gustan las armas y, gracias a Dios, posee un gran sentido común.

A su comisaría llegan, por un lado Teddy Murretto (Frank Grillo) y Bob Viddick (Gerard Butler). El primero ha estafado a la mafia que, como busca matarle, hace que le encarcelen para estar a salvo, mientras cuenta mentiras y verdades a medias a la inteligente sheriff.

Juego de asesinos

Bob Viddick también hace que le encierren, pero es para estar más cerca de Teddy, ya que es su objetivo… La Mafia ha puesto precio a la cabeza de Teddy y todos los asesinos a sueldo de la zona van a por él. Como el psicópata Anthony Lamb (un escalofriante Toby Huss). Obviamente, la agente Young y el resto de sus compañeros quedarán atrapados en el fuego cruzado.

Realmente, todo esto que os he contado es un McGuffin de manual que funciona como vehículo de lo verdaderamente importante: estos cuatros caracteres. Bajo una historia de Mark Williams modificada por el director y por Kurt McLeod, tenemos un catálogo de «molonidad» dificilmente superable: el moño de Teddy, las botas de Murretto, el tenebroso humor de Viddick y un largo etcétera.

Juego de asesinos

La batalla entre los asesinos tiene lugar al principio en celdas separadas, enfrentadas. Es una batalla dialéctica a tres bandas (con Valerie) en la que se nos presenta a los personajes mientras aumenta la intriga y el suspense.

Suspense que irá creciendo lentamente hasta que haga su aparición el citado Anthony Lamb, con globos y explosiones. Una verdadera «fiesta». Un juego de asesinos.

Juego de asesinos

En resumen, aunque parece que la película no termina por decidir a qué genero pertenece, te mantendrá atento a la pantalla durante la hora y tres cuartos que dura Juego de asesinos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: